Pagina inicial de la Guia Pagina inicial de Con flores Pagina inicial de Hierbas y Plantas Aromáticas Recetas con especias

ESPECIAS
Achiote ó Bija
Adormidera
Ajenuz Neguilla
Ajo
Ajowan
Alcaparras
Alcaravea
Alholva o Fenogreco
Anís
Anís estrellado
Apio
Asafétida
Azafrán
Canela
Cardamomo
Casia
Cilantro
Clavo
Comino
Cúrcuma
Chile
Enebro
Eneldo
Epazote
Galanga
Girasol
Granada
Hinojo
Hoja de curry
Hoja de laurel
Hoja de lima
Jengibre
Limoncillo ó hierba limón
Mahaleb
Macis
Mango en polvo
Mostaza

Nuez moscada
Papaya
Pimentón
Pimienta
Pimienta de Jamaica
Pimienta de Sechuán
Pimienta rosa
Rábano picante
Regaliz
Sasafrás
Sésamo
Tamarindo
Vainilla
Zumaque
Recetas

Mezclas

4 especias
5 especias
7 especias ó Shichimi
Berbere ó Berber
Curry
Garam Masala
Harrissa
Para dulces
Para encurtidos
Ras el Hanout
Sambaar ó Sambal
Introducción
Procedentes en su mayoría del continente asiático, las especias han sidoconsideradas verdaderos tesoros en la antigüedad. No en vano se utilizaron frecuentemente como moneda de cambio. Quizás el motivo de que fueran codiciadas en el mundo antiguo sean las características que se les atribuían, pues existía la creencia de que poseían propiedades mágicas, afrodisiacas y curativas.
Su uso más frecuente en la actualidad, el culinario, se lo debemos a los romanos que fueron los primeros que le dieron este fin, aunque también las emplearon como perfumadores de ambiente.

Muchos han sido los que se enriquecieron gracias al comercio de especias y, aunque parezca mentira, llegaron a ser mas valiosas que el mismo oro provocando serios conflictos entre los numerosos pueblos que pretendían monopolizar el mercado. Los venecianos dominaron el negocio hasta finales del siglo XV, lo que les trajo gran prosperidad y riqueza.
Más tarde fueron los portugueses quienes llevaron la voz cantante, y posteriormente los holandeses llegaron a controlar las transacciones de clavo y nuez moscada.

A pesar de su valor nutritivo casi nulo, no debemos olvidarlas a la hora de cocinar pues, empleadas con mimo y moderación, enriquecen nuestros platos dotándolos de color y aroma y potenciando los sabores.
Sus cualidades terapéuticas son un aliciente más para su uso. Cada una aporta un beneficio diferente a nuestro organismo en función de sus características propias.

Su conservación es muy sencilla. Basta con guardarlas en un sitio fresco y oscuro, en frascos herméticos para que no pierdan las propiedades que las hacen tan atractivas. Pese a que pueden conservarse durante años lo mejor es no guardarlas más de 3 o 4 meses con el fin de obtener mejores resultados.


Extracto del artículo de Mónica Corredera en la Revista Mesa y Mantel n 2


Pagina inicial de la Guia Pagina inicial de Con flores Pagina inicial de Hierbas y plantas aromaticas La Pimienta